lunes, 3 de diciembre de 2012

Putadas biciclitiles

Ayer, mi bicicleta y yo hicimos dos años juntas, Aquí os contaba como nos conocimos, el 30 de Noviembre de 2010. Un flechazo a primera vista, esa palabra Barcelona escrita en ella, ese color morado (mi favorito), esas llamativas bolsas azules con flores (muertas en combate)...

La salud de mi bici ha decaído un poco en estos años, pero poco, sólo ha muerto la luz delantera. Nada que no se pueda arreglar yendo al taller, pero como hay alternativas, voy pasando del tema. Y gracias a dios (o a mi manía de atarla siempre bien), seguimos juntas, lo la han separado de mí (vamos, que no me la han robado).

Peeero, eso no quita que me hayan hecho alguna que otra putadilla como las siguientes:

- Otro dueño de bicicleta me ató mi rueda a su bici y la mantuvo secuestrada en la estación durante 15 días, que fué lo que tardé yo en liberarla a la fuerza bruta. Os lo contaba AQUÍ

- Me han robado dos veces ya en el último mes la capulla del sillín. Que por cierto, es de propaganda, osea, gratis. Tu dejas tu bici en la estación un día y la lo que vuelves a por ella se lo han puesto a todas las bicis. Muy triste me parece que roben eso.

- El timbre de la bici. Alguien fue tan cutre como para ir a la escuela de holandés con un destornillador para robar un puñetero timbre de 2 euros. De los más simples que venden. Sigo sin entender por qué.

- La capucha de la luz trasera. Sí sí, sólo la capucha. Ni siquiera se llevaron las pilas. Claramente el ladrón intentó llevarse la luz entera, pero una que no es tonta ya pensó en eso cuando cayó en que la bici pasa mucho tiempo en la estación de buses....y nada más la instalé le puse un buen pegote de Loctite. Funcionó, no hubo webs a sacar la luz, en cambio se llevaron la capucha. Sólo se me ocurre que o bien el ladrón también usa luces de Gamma, y necesitaba caperuchón nuevo, o se mosqueó por no poderme robar la luz y decidió vengarse.

- La luz trasera. Sí señores, ayer mi luz trasera fue robada integralmente. Dejé la bici atada en una farola en Ondiep, frente a la casa de una amiga, y al volver no había ni rastro de la luz. Estoy segura de que el ladrón se pasó un buen rato luchando con la luz, así que se merece la recompensa. Aunque desde aquí le mando recuerdos a su familia, especialmente a la madre que lo parió, que debió quedar bien descansada.

- Un gracioso decidió, también en la estación, que era muy gracioso el des hincharme la rueda y hacerme creer que estaba pinchada. Os lo conté AQUÍ . Con el tiempo he visto que es una ´bromita´ bastante frecuente. Con lo de poco tiempo libre que yo tengo y otros andan aburridos y con ganas de joder.

Hablando con un amigo me ha contado que un amigo suyo se dejó la llave puesta en el candado de la rueda trasera. Lo primero que he pensado es que se le llevaron la bici. Blanco y en botella. Pues no! El cabrón del ladrón pensó que era más divertido aún el sacar la llave y tirarla en algún lugar desconocido. El pobre dueño de la bici tuvo que liarla parda para romper el candado que, para su pesar, era bueno con lo cual 1- No había manera de cortarlo ni con una sierra eléctrica y 2 - Cada vez que se acordaba del precio del mismo le daban ganas de llorar.

También es muy normal que te cambien la bici de sitio si no la has atado bien (y te vuelvas loco buscándola) o incluso te la tiren al canal (qué simpáticos). Incluso atándola bien te puedes encontrar con que te la han puesto patas arriba o te la han volcado al otro lado de la barandilla (es una imagen muy típica esa de ver bicis colgando en los puentes sobre el canal)

Y vosotros, habéis sufrido alguna putada biciclitil???

4 comentarios:

  1. Hay que estar aburrido, sí señor.

    ResponderEliminar
  2. O que te la roben en el jardín de tu casa (como me hicieron a mí con mi preciosa Renault)...

    Desde entonces, me niego a comprar una bici: nunca la até a ningún sitio y, al final, fíjate tú por donde, fue en casa donde algún listo la vio así y se la llevó...

    Que con su pan se lo coma (y este es el último post que tenía pendiente de ti -)).

    ResponderEliminar
  3. Me uno a paquito. En mi caso dos bicis robadas del jardín delantero y encima sin que el seguro de la casa se hiciera cargo porque al parecer,no hubo suficiente "violencia". Es decir, los ladrones no se decidieron a entrar en casa, darnos 20 puñaladas al tuli y otras tantas a la menda y volver a bajar a romper los candados y llevarse la bicis....Así que palmamos más de 1000 euros( cerca de 1500 con seguros incluidos)....Llevamos 3 años sin percances, ahora en diciembre se acaba el seguro y ya me veo que tras 3 años sin un problema..¡ en enero nos las roban de nuevo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo soy virgen, quiero decir todavía no he tenido la experiencia de que me roben la bicicleta.

    ResponderEliminar