jueves, 6 de octubre de 2011

Beschuit met muisjes

Una joya de la gastronomía holandesa. Ejem. O igual no. Dejémoslo en que los holandeses se comen esa cosa.

Como veis en la foto, es una galleta, huntada con mantequilla, y espolvoreada con bolitas de colores por encima. Las bolillas son de anís, y son blancas y rosas o blancas y azules. Para poder comer estas galletas sin montar un desastre tienes que usar un platillo, sobre todo si es la primera vez que los comes (seguro que sí, una vez que las pruebas, no repites) El plato es para evitar que todas las bolas acaben rodando por el suelo y alguien se resbale con ellas accidentalmente. Por cierto, las bolas se llaman muisjes (ratoncitos) no sé muy bien por qué

A mí personalmente no me gustan estas galletas nada. Lo que es la galleta en sí, al darle un bocado, se te hace, literalmente, polvo en la boca, pero las bolas son a prueba de dentistas, si te descuidas te sacas un diente con ellas...

Los holandeses usan estas galletas para celebrar con sus conocidos la llegada de un nuevo miembro a sus familias (intentando matar a otro miembro de la familia por ahogamiento), así que ahora entenderéis los colores...azul si es niño, rosa si es niña...qué original eh!!!

Tranquilos, en el nacimiento de mis hijos, esto es algo que no vais a encontrar....espero!

6 comentarios:

  1. Tenemos este post para recordártelo en el futuro :P

    ResponderEliminar
  2. Uffff, te hacen criket los dientes pero hay que comerlo por compromiso!

    ResponderEliminar
  3. Cuando nació mi hija tuve que comer uno de ésos que nos trajeron directamente las enfermeras del hospital en la misma sala de parto...

    Fue uno de los días más felices de mi vida, pero todavía me acuerdo lo asqueroso que está.
    Yo por supuesto lo celebré en la oficina con bombones, y lo gracioso es que muchos holandeses me decían que bien hecho, que lo de los muisjes no mola nada...

    (Claro me lo decían en privado, en público todos sostienen que esa tradición es estupenda)

    Saludos
    Traveler.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco tuve opción. Cuando nació Sara ya se encargó la del kraamzorg de atiborrarnos de beschuit met muisjes...la cara que se les quedó a mis padres,no tiene precio ;)

    ResponderEliminar