miércoles, 9 de mayo de 2018

Porrazo

Un buen porrazo es lo que me dí yo la noche del rey (el 26 de Abril). Y no, no me lo dí en mitad de una borrachera. Un poquito antes de desfilar para el sobre, me dí cuenta de que la cama no tenía sábanas, así que, un poco a desgana (porque tenía sueño) me fui a buscar unas nuevas, en el cuarto de invitados, encima de un armario. Y cuando una hace las cosas rápido y mal, pasa lo que pasa. Mi altura (medio alta) española no da para coger cosas de lo alto de un armario (holandés) así que necesitaba subirme encima de algo. Lo normal es que hubiese ido a la habitación de al lado y hubiese cogido el peldaño que tengo para esos menesteres....pero me pasé de lista y cogí una mini-mesa de Ikea que tenía en esa misma habitación. Las patas son de metal así que debería aguantar mi peso....

Ya os estáis imaginando por donde va la cosa no? Me subí a la mesa, me puse de puntillas para alcanzar las sábanas (apoyando el peso en el frente de la mesa).....y las dos patas de metal se doblaron.......y me pegué un tocinazo de impresión. Uno pensará que me caí de morros....pues no, me caí toda de espaldas y aterricé con la cabeza y espalda contra el suelo. A un palmo, estaba la cama de invitados, de madera maciza, y aún estoy dando gracias de no haberla encontrado en mi trayecto....

No perdí la consciencia ni nada pero sí me quedé un rato agilipollada (más de lo que ya estaba). Al tulipán casi le da un soponcio. Y el que yo repitiese "Im fine" (estoy bien) como un disco rallado no ayudó mucho. Lo lógico en este caso es llamar al huisartsenpost ( el ambulatorio, pero funciona como urgencias) y pedir cita para que te vea un médico, pero ya os habéis dado cuenta de que yo, muy normal, no soy, no? Pues no me apetecía un carajo el estar en una salita de espera junto con todo borracho del día del Rey.....y no me gustan ni los médicos, ni los ambulatorios ni los hospitales. Así que con las piernas temblando me fuí a la cama.

Desde el viernes y hasta el miércoles estuve con dolores de cabeza, el fin de semana más leves y a partir del lunes más fuertes, PERO, suelo tener dolores de cabeza y/o migrañas habitualmente así que no me estresé mucho. El miercoles ya sí me preocupé porque el dolor de cabeza empezó por la mañana y a ello se sumó mareos y nauseas. Intenté pedir cita (a través de internet) con mi médico, pero no había sitio hasta mitad de Mayo...así que llamé y hablé con una asistente. Le expliqué lo que había pasado, los síntomas, etc. Consejo teléfonico: No necesitas un médico, toma paracetamol cada 8 horas, es normal el dolor de cabeza.

En mi trabajo se escandalizaron con esta respuesta, y el tulipán tampoco se puso muy contento. Ese día (miércoles) me fuí a casa a medio día porque no podía con la cabeza. Al llegar a casa de trabajar el tulipán, llamó al Huisartsenpost y nos recomendaron que pasaramos por allí a que me viese un médico....

Conclusión, tengo una "Conmoción cerebral" leve, y aunque es leve, es una putada, porque no puedo hacer un día normal, tengo que dormir mucho. Desde el miércoles estoy trabajando hasta el medio día sólo, y luego me tengo que ir a casa a dormir 2-3 horas de siesta. Es la única forma de prevenir el dolor de cabeza. Si no lo hago, se me pone la cabeza como un bombo, empiezo a marearme y a tener nauseas......Y no sé cuanto tiempo va a durar, porque todo el mundo aquí me dice que me lo tome con calma porque si no, va a costar mucho tiempo recuperarse....

Así que gente, cuidadín con los porrazos en la cabeza....que no son una tontería O.o

4 comentarios:

  1. Son muy peligrosas esas caídas. Cabeza y columna están en peligro. Me ha pasado más de una vez. Casi siempre por llevar un calzado inadecuado, y resbalar sobre un piso mojado. En una patinada terminé en la guardia de un hospital con unos cuantos puntos en la cabeza. Espero que te mejores y se acaben los dolores de cabeza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Espero que se te pase pronto el dolor de cabeza.Suerte y mucho descanso.

    ResponderEliminar
  3. Ten cuidado Pelocha, descansa todo lo posible y que te mejores pronto.

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda la vez que me desvanecí en el baño y lo siguiente fue despertarme en un charco de sangre, con el labio roto y un diente roto).

    Espero que te vayas recuperando y, por el amor de Dios, déjate de inventos y utiliza la escalera (que ya tenemos una edad :-)).

    Un abrazote.

    ResponderEliminar